Donalo

La brecha digital en la ciudad de Barcelona

¿Has oído hablar de la brecha digital?

Te contamos un poco más en detalle: la brecha digital hace referencia a la desigualdad que existe entre las personas que pueden tener acceso o conocimiento sobre las nuevas tecnologías y las que no. 

Existen tres tipos de brecha digital: 

  • De acceso: concierne a la posibilidad o no de acceder a la tecnología.
  • De uso: se refiere a las personas que saben usar o no la tecnología. 
  • De capacidad de uso: se basa en las capacidades que tiene cada persona para utilizar las herramientas que ofrece la Red. 

Las causas de la desigualdad pueden ir desde el alto precio de los dispositivos a la falta de conocimientos sobre su uso o al déficit de infraestructuras para su acceso. 

En los últimos tiempos, y sobre todo durante y después de la crisis de la Covid-19 el acceso a Internet ha permitido a muchas personas seguir adelante con sus vidas a pesar de la pandemia, gracias al teletrabajo o a la educación online, pero la realidad no es igual en todo el mundo. 

Casi la mitad de los habitantes del planeta (unos 4000 millones de personas), no tiene acceso a la Red, según un informe de las Naciones Unidas. 

La desigualdad es aún más notable cuando hablamos de territorio: hay zonas del mundo, como  África, que están en considerable desventaja con respecto a Europa y Estados Unidos, por ejemplo. 

La brecha digital en Barcelona

Pero, ¿qué pasa en nuestro país? Y más concretamente, ¿en nuestra ciudad?

¿Cómo se miden los niveles de digitalización de la ciudadanía?

El Ayuntamiento de Barcelona ha presentado un estudio (enero 2021) que mide ese nivel de digitalización y que sirve para identificar las necesidades y oportunidades presentes y futuras. 

El estudio concluye en varios puntos: 

  • La inmensa mayoría de la ciudadanía de Barcelona está conectada a Internet (91,9%). La brecha de conexión se ha reducido notablemente en la ciudad durante los últimos cuatro años, donde solo un 8,1% de los hogares no disponen de conexión a Internet y la mayoría de estos hogares, un 55%, están formados por personas mayores de 74 años.
  • Los datos permiten analizar cómo el confinamiento ha modificado el comportamiento en el uso de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación).

    A grandes rasgos, puede decirse que los efectos de la crisis sanitaria de la Covid-19 han impactado en todos los sectores sociales y han provocado un cambio en el comportamiento digital de casi todos los grupos sociales y una diversificación de sus usos.

    Se han generalizado actividades online que antes eran minoritarias: teletrabajo, educación online y tramitación electrónica, así como un aumento de las compras online.
  • En los últimos cuatro años, los usos que más han crecido han sido los cursos de formación,(del 13,5% al 48%), las citas o consultas médicas,(del 35% al 70%), la realización de trámites con la administración (del 42 al 75%) y la compraventa de bienes o servicios (del 53 al 76%).
  • Se han establecido distintos perfiles de digitalización, según género, edad, nivel de estudios, situación laboral y renta. 

Si quieres acceder a todos los datos derivados de este estudio, puedes hacerlo aquí

Las consecuencias de la brecha digital y como puede combatirse

La desigualdad digital constituye una forma de pobreza y exclusión social, al privar a una parte de la ciudadanía de recursos esenciales para desarrollarse y generar riqueza. 

Las consecuencias más relevantes son: 

  • Incomunicación y aislamiento.
  • Dificultad para acceder a la educación y al conocimiento.
  • Más diferencias sociales: dificultad para encontrar trabajo. 
  • Discriminación de género: la brecha afecta en mayor número a las mujeres. 

Y, ¿cómo puede reducirse esta desigualdad?

La ONU contempla en sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS 9) la reducción de la brecha digital. 

En la ciudad de Barcelona, se han puesto en marcha distintas iniciativas para facilitar el acceso a la tecnología, como por ejemplo:  

  • A través del proyecto Connectem Barcelona: hacer llegar a hogares vulnerables dispositivos electrónicos, acceso a internet de calidad y capacitación digital.
  • Planes formativos para los colectivos más vulnerables. 
  • Servicio de acompañamiento para garantizar el acceso de la ciudadanía a las herramientas digitales: los agentes TIC asesoran a personas poco habituadas al uso de las TIC y la administración electrónica para realizar trámites y gestiones administrativas. 
  • Programas de capacitación digitales ofrecidos por Barcelona Activa, para encontrar trabajo. 
  • Pla de Barris: impulsa acciones que reduzcan las desigualdades en ámbitos como la educación o la ocupación. 

¿Qué hacemos desde donalo.org ?

Uno de los propósitos del proyecto Donalo es reducir la brecha digital mediante la donación de equipos remanufacturados por nosotros a entidades con difícil acceso a equipos informáticos.

Desde 2017, hemos recibido donaciones de 55 empresas, particulares e instituciones, que nos han permitido recircular 897 dispositivos para familias y personas afectadas por desigualdades digitales de 79 entidades de la economía social y solidaria. 

Si estás leyendo esto y te sientes identificado como empresa o entidad donante (porque tienes excedente de stock o porque quieres cambiar tus equipos), o bien como empresa o entidad receptora (porque necesitas equipos y no te es fácil acceder a ellos), ¡te damos la bienvenida a nuestra plataforma!
Accede a www.donalo.org y ayúdanos a reducir la brecha digital.